Blogia
casiazul

De niños y perros

De niños y perros

Paseo con tres niños y tres enormes perros.

El sol nos calienta y a mí me ofrece unos contraluces maravillosos.

Tres grandes perros siguendo a los niños, atentos a sus voces, a sus manos. Búscánoles cuando se tumban en el suelo, siguiéndoles en sus carreras, ayúdándole en su búsqueda de cadáveres.

Encontramos varios huesos, blancos y secos. No quise decirles que me parecieron huesos de perro. Era mejor que fuesen de zorrro. Y de zorro fueron.

Los niños que corretean por el campo, como ardillas silvestres, que no temen saltar terraplenes y que se meten entre la maleza sin miedo a los arañazos, son niños que, a la fuerza, conservaran algo de montaraces cuando vayan a la ciudad.

Estos niños tiene "pleis" y "nintendos", adoran las pelis de miedo y no son ajenos a su mundo informatizado. Pero cuando se les suelta al campo, saben exprimirlo de igual forma que manejan las consolas.

Buscan minerales, huesos, inventan aventuras y son capaces de dejar de ser adultos pequeñitos para ser realmente niños.

Me ha quedado una imágen del paseo: El niño lanza una piedra y los tres pastores salen en línea detras de ella. Una carrera corta, pero tan bella a contra luz, que me hubiese gustado tener una cámara, para reproducirla una y otra vez... Veía la cabeza de los tres perros, sus morros cortando el aire, sincronizados, impecables...

Regalos así no los tengo todos los días.

Roma.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres