Blogia
casiazul

La carretera

La carretera

He terminado de leer "La carretera". Terrible y esperanzador. Me ha dejado un sabor a ceniza y vida, a horror y lucha.

La vida se extingue, poco a poco, pero sigue, desesperadamente aferrada al hombre. O el hombre se aferra a ella, aún sabiendo que todo va a acabar.

Es un libro extraño, duro y melancólico, pero, pese a todo, hay una luz pequeñíta de esperanza, o al menos así lo quiero ver.

Y me sigue sorprendiendo como el hombre se niega a desaparecer. Somos una especie más, con un principio y un final, pero da miedo pensar en un tiempo en el que no habitemos la tierra.

Andamos de prestado sobre ella, la agotamos y siempre querremos más.

Somos como somos. Amamos la vida y puede que acabemos con ella. Hombres, al fin y al cabo.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

homero -

Corrige: extingue, niegue.- "La vida se extingue poco a poco..Somos una especie más, con un principio y un final..." ¿Fatalismo o cruda realidad? Asumimos la temporalidad humana como si fueramos universales o eternos. Un abrazo. H.

La dama -

Te agradezco la visita.
Tienes razón: el hombre no aprecia lo que tiene, sobre todo si es gratis. Y la tierra nosl a dieron en usufructo, pero nosotros la hemos utlizado como nuestro patio trasero particular. Y se nos olvida que los petirrojos deben alegrar la vista de nuestros nietos...
Siempre he pensado que cuando no vayamos de aquí, Gaía hará una limpieza general, se regenerará y otros seres, tal vez menos inteliegentes pero con más sentido común, puedan disfrutar de ella por los siglos...

xiky -

Hola. Te conozco por el foro de página2. Lo he ojeado desde hace tiempo, pero hasta hoy no me atrevi a registrarme. Respecto al libro del que hablas aquí, no conozco nada. Pero lo que dices de los hombres...me ha gustado. Te daría mi opinión, reflexión que creo compartir...pero sería demasiado extenso, jeje.
Sí, andamos de prestado en ella, la agotamos y siempre queremos más. Pero sin llegar a valorarla realmente. En algunos momentos me paro a pensar en las generaciones venideras. ¿Qué heredarán?
Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres