Blogia
casiazul

Tormenta

Ayer hubo tormenta. Después de varios meses los rayos alumbraron el cielo que me cobija. Y los truenos retumbaron por el valle. Luego llovío.

En teoría eso no tendría mayor importancia, pero hacía tanto tiempo que no veía ese espectáculo que me maravillé del profundo sonido y de la luz destellante.

Hoy las pocas hierbas que han empezado a salir, lucen verdes y brillantes. Estas lluvias amenazan mi jardín. Tendré que emplearme a fondo para cortarlas dentro de unas semanas. Por contra los frutales, los paraísos, las arizónicas y los rosales disfrutan de un riego natural que les limpia el polvillo arcilloso que se acumula en sus hojas.

Por cierto, ayer cumplí un año más. Y la tormenta me recordó que la vida se renueva día a día. Que el compromiso de vivir aún lo tengo firmado y en funcionamiento y que, en general, el cielo es azul.

 

La foto me ha gustado y la tomo prestada, con permiso del autor.

La ciudad, Málaga, es la patria de mi cachorro mayor. Mi boqueroncito querido...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres