Blogia
casiazul

Tordesillas

Tordesillas

Supongo que a día de hoy ya nadie se acuerda de las imágenes que vimos hace dos días sobre la fiesta del toro de la Vega en Tordesillas. Hasta el año que viene no volveremos a saber nada de ello.

Personalmente me parecieron una aberración, tanto por la crueldad que cometían contra el toro, como por las palabras de justificación que se escucharon.

Decir que la tradición manda es como decir que podemos tener exclavos. A fín de cuentas también era tradicional tenerlos allá por el siglo dieciocho en España.

Tradiconal era que la mujer no pudiera dar un paso sin el permiso de su marido y tradicional era que niños y mujeres trabajaran jornadas eternas en minas y fábricas.

Eso de mantener las tradiciones cuando nos interesa es muy "moderno", a lo que se ve.

Pero, me preocupa, sobre todo, que aún se pueda disfrutar con el dolor ajeno, sean animales o personas quienes lo sufren. Evidentemente no son personas las que lo comtemplan y disfrutan. Son masa ávida de sangre y dolor. Son seres sin un ápice de moralidad, empatía y sentido ético de la vida. Unos bestias, en una palabra. Bestia en su acepcion más irracional.

Y mi irritación llegó al límite cuando me enteré de que era una fiesta declarada de interés nacional. ¿Esos son mis intereses? No. Yo reniego de esta nación que maltrata seres tan hermosos como los toros, los perros, los gallos... Que se maltrata a sí misma y en ello recibe la recompensa atávica de comerse sus vísceras.   

¿A quién tengo que denunciar? ¿Al Estado por no cumplir sus normas de proteción de animales?  ¿Al alcalde de un pueblo tan cargado de historia como es Tordesillas? ¿A los energúmenos que "valientemente" lancean a un toro en el puro estilo circo romano...?

No me vengan con tradiciones, que llevamos siglos cargándonoslas...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres