Blogia
casiazul

Falsas esperanzas

Falsas esperanzas

Iba a hablar de otra cosa, pero una llamada hace unos minutos me ha hecho cambiar el rumbo de mis ideas.

En estos momentos está muriendo un hombre al que no conozco. Debe tener mi edad y llevaba luchándo contra el cáncer más de un año. Es el padre de una compañera, una jovencísima maestra, a la que tengo mucha estima.

Ella, el año pasado, cuando la conocí, me hizo pensar en que no todo está perdido y que mientras hubiese jóvenes maestros como ella, la cosa podría seguir tirando.

Su preparación, su entusiasmo, sus ganas de aprender y de trabajar, su actitud ante la clase, todo me hablaba de una esperanza para el futuro.

Mientras, como hija, estaba unida a su padre de una forma especial. Había enfermado de cáncer y estaba pendiente de él. Sus padres, separados, cada uno con su pareja y ella manteniendo la unión con su padre de una forma admirable.

Al comienzo de este curso, que no estará en mi centro, por desgracia, me habló de la recaida de su padre.

Desde hacía unos días pasaba las noches en el hospital y marchaba al trabajo directamente. Así una semana seguida.

La última vez que hablé con ella estaba esperanzada: su padre había mejorado un poco. Y yo me eché a temblar. Pensé que faltaba poco.

No entiendo mucho, pero ya son demasiados los casos que he conocido en que una mejoria aparente conlleva el final brusco del enfermo.

Falsas esperanzas...

Si la muerte es algo natural no por ello deja de ser doloroso. Sobre todo cuando nos une algo con la persona que se va.

No me afecta su muerte, pero siento un especial cariño por ella. Así que , de rebote, siento su muerte.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres