Blogia
casiazul

Juego

Juego

Veo jugar a los niños en el parque. Vamos allí porque no tenemos patio de recreo. Somos pobres, muy pobres.

El suelo está lleno de arena y hojas secas. Y  hacen montones de arena y se lanzan a ellos en una imitación liliputiense de Pressing.

Otros juegan a la construcción y demolición de castillos de arena.

Somos pobres, no tenemos aulas propias. Compartimos el colegio con el ayuntamiento. Mejor dicho, el ayuntamiento nos presta dos habitaciones para dar clase.

Somos pobres...

Pero tenemos muchas cosas buenas, algunas de ellas no las hay en la mayoría de los centros:

Calefacción que nos mantie calentitos, buena luz, todo un parque para nosotros, con sus columpios, toboganes y toda la arena del desierto...

Tenemos la mirada atenta de los ancianos del pueblo, la visita de alguna abuela y un montón de parados (pequeñito, pero montón) que nos miran con sonrisas cómplices.

El pueblo apenas llega a los 150 habitantes. Los niños no llegan a 18.  La calma es  el hábito. ¿Qué más queremos?

Aquí no sobran los ordenadores, ni falta que hacen. Usamos el mío, eso sí, con mucho cuidado, que es el único que funciona...

Aquí no tenemos grandes pasillos, pero tenemos un balcón que nos muestra la picota del pueblo y los tejados de las casas en contrapunto con la montaña.

Aquí vivimos en otro mundo.

Somos pobres, muy pobres, pero me da la sensación que estos niños no olvidaran facilmente su infancia...

Sinceramente, somos bastante ricos. En esa riqueza que no se mide en dólares sino en sonrisas...

 La plaza mayor durante la nevada de enero pasado. Toda una belleza...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

pau -

Más que ricos, sois afortunados

La dama -

Pues sí, existe. La foto la tomé a primera hora de la mañana. Había nevado de madrugada y el pueblo estaba vacío. Ese día no vinieron los niños, pero yo me quedé unas horas disfrutando del panorama.
En esa plaza es donde juegan los peques cuando no queremos ir al parque. En la picota se sientan las niñas, normalmente, charlando de sus cosas. Los chicos patean una pelota o corren de acá para allá. En días soleados también es muy agradable sentarse en los bancos.
He solido tener la fortuna de trabajar en sitios pequeños y tranquilos. Así estoy de mal acostumbrada....
Un besazo.

Filoabpuerto -

Ese lugar existe ? es precioso !

Saludillos

Merce
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres