Blogia
casiazul

Romero

Romero

Paseando esta tarde con los chuchos he visto una planta de romero con dos o tres flores recién abiertas. Para que luego digan que no hay cambio en las temperaturas. Estamos a mitad de noviembre y florece de nuevo el romero...

Yo, que andaba melancólica, he alzado los ojos del suelo y me he quedado contemplando la ladera opuesta. Los robles están amarillentos y junto a las oscuras encinas y los pinos me daban una imagen otoñal de esas de postal...

Y he dejado de rumiar mis amarguras (hoy andaba así, amargada) para llenarme de colores y olores.

Lo malo es que los olores eran los del abono de caballo que habían esparcido por el campo.

Y así, con una hermosa imagen y un pésimo olor ha terminado el paseo.  Entre la belleza y el hedor.

La vida es lo que tiene, dos caras en la misma moneda.  A veces ves las dos a la vez, cuando la moneda cae de canto...

Ahora me toca bañar a Urko, que se ha restregado, muy feliz él, en esa esencia que tanto le atrae. Como buen cazador lo hace para disimular su olor. Pero a mí me obliga a bañarle si no quiero que impregne la casa de tan "delicado" aroma.

Y con esas  y otras, descubro que la tristeza ha dejado paso a una irónica sonrisa. Menos amargura y más champú...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

La dama -

Gracias por tu visita, ciudadanoNik. Me encantan tus comentarios en Asuntos Propios.
Por otro lado acabo de cenar setas rehogadas con jamón. Setas de las buenas, recogidas por un experto. Y encima me las ha dado ya guisadas... Toda una alegría.

ciudadanoNick -

Me encanta el romero, tanto la planta viva como un poco seco para quemarlo y que desprennda tan único olor. Ha sido grato leerte, esa tristeza seguro que es presagio de nuevas alegrías. Besos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres