Blogia
casiazul

Invitado

Invitado

Tengo a Patxi conmigo desde hace unos días. Es el perro más dulce que conozco. Mi hija se fue al Paris de la Francia y yo disfruto de Patxi. Sus enormes orejotas caídas, su mirada tierna y esa simplicidad llena de ternura me puede. Es un pachón navarro, perro de caza por excelencia. Pero su carácter es tan bueno que hace honor a lo de "pachón".  Urko anda un poco celoso, pero se llevan muy bien. Y de vez en cuando se corren unas juergas por el sofá. Ahora mismo están jugando  al tira y afloja con un guante de jardinería viejo. Siempre gana Urko. Su técnica es de lo más efectiva: Patxi lo coge y se lo enseña a Urko. Éste lo agarra suavemente y tira aún con más suavidad. Lo curioso es que no se mueve del sitio. Simplemente tira un poco con la cabeza. Y el otro mantiene el tirón, pero no hace nungún movimiento. Se pasan así un ratito, midiéndose con los ojos, sin apenas gruñir y al final, sin fallar nunca, Patxi suelta y Urco se queda con el guante. Y Farah los mira con ojos escépticos, como diciendo "vaya par de tontos"

Hace unos años yo también atravesé Francia hasta llegar a Luxemburgo. Fue un viaje que me permitió decepcionarme por la Mona Lisa y prendarme de la Victoria de Samotracia. Lo que es ver las cosas despues de haberlas idealizado durante años...  Atravesamos un cementerio de muertos en la 2ª Guerra Mundial y me dejó impresionada. Las cruces blancas, todas iguales, "plantadas" al tresbolillo, como un campo de almendros en flor.  ¡Cuantos recuerdos me ha traido el viaje de mi peque!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres